Singue: Honrarás a tu padre

3 diciembre, 2020

El joven candidato del correísmo Andrés Aráuz Galarza, solo tiene palabras de admiración para su padre, Luis Alberto Aráuz Jaramillo, un exitoso contratista del sector petrolero. En uno de los videos que hay en Youtube, el presidenciable dice ser de la clase media e «hijo de un peón, un soldado, un carpintero de la ciudad de Machachi, en la provincia de Pichincha. Lo tengo claro, mis raíces, mis ancestros», recordó. Y con esos duros inicios, su padre terminó incursionando en la actividad petrolera, con lo que pudo dar a sus hijos la educación más cara. Andrés Araúz estudió en la Academia Cotopaxi de Quito, el colegio más caro de la Capital, en donde la pensión cuesta actualmente cerca de USD 2000 mensuales.

Luis Alberto Aráuz es un conocedor de la actividad petrolera. Y con esa experiencia y conocimientos adquiridos, preparó en 2018 un contundente informe respecto a la adjudicación del campo petrolero Singue, contrato que posteriormente desencadenó en un informe con responsabilidades penales hecho por la Contraloría y el posterior inicio de un juicio penal por peculado con acusación de la Fiscalía.

El informe técnico sobre el campo petrolero Singue, realizado por Luis Aráuz, el padre del candidato presidencial del correísmo, en el que realiza las mismas conclusiones a las que llegó posteriormente la Fiscalía para acusar por peculado a Jorge Glas, Wilson Pastor y otros ex funcionarios del gobierno de Rafael Correa.

Las conclusiones que presenta Luis Aráuz son prácticamente las mismas con las que la Fiscalía armó su dictamen para acusar por peculado al ex Vicepresidente Jorge Glas, al ex ministro Wilson Pástor, a la hija de este, Silvana Pastor, al ex ministro Carlos Pareja Yannuzzelli, entre otros sindicados. Y Aráuz entregó su informe de manera personal, en 2018, a la entonces Fiscal General encargada, Ruth Palacios, en Quito. Fue Palacios la que abrió indagación y dictó instrucción fiscal por peculado en este caso.

Posteriormente, el investigador Fernando Villavicencio realizó una publicación sobre este caso en el portal Periodismo de Investigación:

SINGUE, EL REGALO DE PAPÁ

¿Qué es lo que sostiene Luis Aráuz? Entre otras cosas que la diferencia de más de 18 millones de barriles de crudo de reservas originales, no fueron considerados para el cálculo del análisis económico financiero de este bloque, lo que trajo «un gran perjuicio económico al Estado ecuatoriano, aún no cuantificado». A la vez, la inclusión anti-técnica de las reservas remanentes de 3 millones de barriles, con la complicidad de la Comisión Negociadora, sirvió de base «para justificar la firma del contrato a 20 años. Caso contrario, debió firmarse por 8 años», explica el experto petrolero.

Lo más grave para Aráuz fue el perjuicio económico causado al Estado con esta negociación por el incumplimiento por parte del adjudicado con el campo. «La rentabilidad del 19,2% acordada estaba condicionada al éxito exploratorio. Al no haberse realizado las actividades de exploración comprometidas por el Oferente, la rentabilidad del 19,2% debió ser revisada». Y finalmente, «el mayor beneficio para el Estado se obtiene al realizarse el pozo exploratorio y ser este exitoso. El beneficio para este caso, se estableció en 61 millones de dólares. Como no se dio cumplimiento con esta actividad, el perjuicio para el Estado sería de al menos 61 millones de dólares».

Para los correístas y su líder, el ex presidente, el caso Singue es uno más de los juicios que responden a la persecución de la que se declaran víctimas por parte de Lenin Moreno, a quien califican de traidor. Pero sobre este caso en particular, Singue, no habían dicho que fue Luis Aráuz, el padre de su candidato presidencial, quien aportó a la justicia con un informe técnico que sirvió de sustento para la posterior acusación fiscal.

Tampoco Andrés Aráuz ha comentado nada respecto al contundente informe que elaboró su padre y que deja mal parados a varios líderes del correísmo, como Jorge Glas, quien lideró el Comité de Licitación Hidrocarburífera y como tal recomendó al ministro Wilson Pástor autorizar la firma del contrato.